Pàgina:La prosesó per ma casa (1868).djvu/19

Aquesta pàgina ha estat revisada.
—17—
una sierta retirada...
yo les quisiera ofreser
un balcón mas...
Tita.  ¡Qué tontera!
Ramon. Quiero desir que quisiera...
Tita. Ya se deja usté entender.
Ramon. Pero no estarán muy mal,
conque si quieren salir...
Sabina. (Nos vamos aquí á lucir.) (Subiendo al fondo.)
Tita. Luego... pero, ¿y mi Coral?
Sabina. ¡Es verdad!
Cecilia.  ¡Cielos!
Tita.  ¡Ay Dios!
Ramon. ¿Qué sucede?
Tita.  ¡Pobrecito!
que no veo á mi perrito.
Ramon. ¡No res, m' han dut hasta el gós.

ESCENA 5ª

Dichos y Pepeta por la derecha con dos chicos de la mano y trayendo debajo del brazo un perrito.

Pepeta. Buenas tardes. (Viendo el perrito.)
Sabina.  ¡Aquí está!
Pepeta. ¿Es de ustedes?
Tita.  ¡Qué alegría!
Pepeta. Rascando estaba en la puerta.
Pare, ha dit la so Felisa,
que vecha aon pót colocar
estos chiquets. (D. Roque y las tres sobrinas asomandóse al balcón.)
Ramon.  Pero chica...
Pepeta. Dalt ya no caben de pèus.
Ramon. Y así en cuant vinga la tia...
veches dins si en la finestra
pòden estar de la cuina.
Tita. ¡Vírgen! (Dando un grito.)
Ramon.  (¿Atra ne tenim?)
(Vase Pepeta por la puerta de la cocina con los niños.)
Tita. ¡Qué horror! si se le echa encima,
mírelo usted como tiembla. (Señalando al perro.)